¿Qué es el bid rigging? ¿Cómo combatirlo?

El bid rigging es una de las principales causas de pérdida de eficiencia en la compra pública.

¿Qué es el bid rigging?

El bid rigging es el amaño de licitaciones mediante prácticas colusorias o contrarias al derecho de la competencia.

La competencia entre los licitadores es la manera de asegurar que las entidades del sector público, y la sociedad en última instancia, se beneficien de las mejores ofertas. Tanto en términos de precio, como de calidad e innovación de los bienes o servicios finalmente contratados.

La promoción de la competencia deriva de los propios principios que informan la propia normativa sobre contratación pública. Es decir, de la libertad de acceso a las licitaciones, la publicidad y transparencia de los procedimientos, la no discriminación e igualdad de trato entre los candidatos, la búsqueda de una eficiente utilización de los fondos públicos mediante la exigencia de la definición previa de las necesidades a satisfacer, la salvaguarda de la libre competencia y la selección de la oferta con mejor relación calidad-precio.

¿Cómo fomentar la competencia?

Las entidades del sector público pueden fomentar la competencia en los procesos de contratación pública, a través de dos formas:

  • Desarrollando procedimientos de contratación que no introduzcan restricciones injustificadas a la competencia. Ni en su diseño, ni en su desarrollo, ni posteriormente en la ejecución del contrato.
  • Ayudando a prevenir y combatir potenciales actuaciones ilícitas de colusión de las empresas ofertantes en el proceso de contratación.

¿Cómo detectar prácticas de bid rigging ?

Estas prácticas pueden evitarse:

1. Bid rigging durante la elaboración de los pliegos de condiciones

Se trata de una etapa vulnerable en la que puede producirse el intercambio de información entre la Administración y los futuros licitadores. Por ejemplo, se puede direccionar la adjudicación, implantando un precio de oferta muy bajo, garantizando así la adjudicación, pero estableciendo posibilidades dentro del contrato para restablecer su equilibrio o extender su tiempo de ejecución, entre otras conductas.

2. Bid rigging durante la presentación de ofertas:
  • Posturas encubiertas (cover bidding): Se produce cuando los individuos o empresas acuerdan presentar ofertas que contienen alguna de las siguientes características:
    • Un competidor acuerda presentar una oferta que es más elevada que la oferta del ganador previamente determinado en el acuerdo.
    • El competidor presenta una oferta que es ostensiblemente más elevada que las demás.
    • Un competidor presenta una oferta con condiciones que serán claramente inaceptables para el contratante.
  • Supresión o retirada de ofertas. Los competidores acuerdan la abstención de uno o más competidores, o la retirada de las ofertas presentadas.
  • Rotación de ofertas. Los licitadores continúan con el proceso de licitación pero acuerdan turnos para ganar. En los esquemas de rotación de ofertas, las empresas del pacto presentan ofertas pero previamente han acordado ir rotando en la posición de adjudicatario o ganador.
  • Asignación de mercado. Se produce una repartición de mercado o de zonas geográficas entre los competidores.
3. Bid rigging durante la ejecución del contrato:

En ocasiones los licitadores, con el objeto de camuflar acuerdos colusorios durante la ejecución del contrato, acuden a múltiples técnicas. Por ejemplo, la subcontratación para vincular a los demás licitadores que no fueron escogidos o la utilización de la figura de la cesión del contrato.

Indicios de conductas colusorias o de la existencia de bid rigging

Se detallan a continuación, de forma concreta, algunas conductas que pueden estar vinculadas con conductas colusorias:

1. En la presentación de ofertas:
  • Un mismo proveedor es el que frecuentemente presenta la mejor oferta.
  • Parece existir un reparto geográfico entre los oferentes (algunas empresas solamente presentan ofertas en cierta parte del territorio nacional aunque estarían en capacidad de presentarse en otro departamento o región).
  • Ciertos proponentes desisten inesperadamente de participar de la licitación.
  • Hay un claro patrón de rotación entre los ganadores de las licitaciones.
  • Empresas que a pesar de encontrarse calificadas para licitar, no acostumbran a presentar propuestas a una determinada entidad pública, aunque sí lo hagan para otra.
  • Ciertos licitadores presentan propuestas frecuentemente pero nunca resultan ganadores de la licitación.
  • El adjudicatario repetidamente subcontrata el trabajo de oferentes no ganadores de la licitación.
  • Licitadores que tendrían condiciones para participar aisladamente del concurso presentan propuestas en consorcio o unión temporal.
  • El licitador al cual es adjudicada la licitación, desiste o cede el contrato, y posteriormente aparece como subcontratista.
  • Los competidores regularmente socializan o celebran reuniones días antes del cierre de la licitación.
2. En la documentación presentada:
  • Las propuestas presentadas contienen los mismos errores de ortografía, correcciones o tachaduras.
  • Los fondos para las pólizas de seguros provienen de una cuenta conjunta de los licitadores.
  • Las propuestas de distintos licitadores se redactan de manera semejante, con similar papelería, tipografía o formatos.
  • Los ofertas de uno de los licitadores hacen referencia expresa a las ofertas de otros competidores.
  • Se presentan coincidencias en la relación de personal que presentan distintos oferentes.
  • Ofertas de distintas empresas contienen errores de cálculo similares, o valores coincidentes o equivalentes.
3. Relacionadas con el precio:
  • Hay un margen de precios extraño y poco racional entre la propuesta vencedora y las otras propuestas.
  • Algunos licitadores presentan precios muy diferentes en las diversas licitaciones en las que participan, a pesar de que el objeto y las características de las licitaciones sean coincidentes.
  • Se presentan diferencias significativas entre el precio de la oferta ganadora y el precio de las otras ofertas.
  • Los precios presentados en una oferta son significativamente diferentes a otra presentada en un proceso similar.
  • Empresas locales y no locales determinan costos de transporte similares.
  • Las propuestas de algunos oferentes presentan variaciones de precios mínimas.
  • El valor de las propuestas es significativamente reducido cuando un nuevo competidor entra en el proceso (probablemente no integrante del acuerdo).
4. En cualquier momento:
  • Las observaciones presentadas por la Administración a las ofertas son similares o idénticas.
  • Una empresa presenta su oferta y la de un competidor.
  • Los licitadores se han unido frecuentemente a través de uniones temporales o consorcios para participar en otras licitaciones.
  • Los proveedores socializan constantemente o sostienen reuniones frecuentemente.

¿Qué hacer ante indicios de bid rigging?

Durante le pasado año 2017, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y la Competencia inició una campaña para solicitar la colaboración de los órganos de la Administración Pública como encargados de realizar los contratos. Desde hace varios meses, el regulador imparte charlas formativas en diferentes administraciones elaborando una guía que facilita el proceso y permite comprobar en diez sencillos pasos si el proceso de licitación se ha realizado correctamente.

Y vosotros, ¿os habéis encontrado alguna vez ante algún caso de este tipo? Puedes dejar tus comentarios en esta página y, si te ha parecido interesante el artículo, compártelo en redes sociales!

¡Y no olvides suscribirte al blog para estar informado de la publicación de otros artículos como este!

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
¿Quieres recibir más artículos y novedades?
Suscríbete a Contratando+

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of

¿Quieres descubrir todas las claves de la contratación pública?

¡SUSCRÍBETE!

Aceptación de la política de privacidad de Contratando+

Te acabamos de mandar un correo electrónico para que confirmes la suscripción!