Desistimiento: el artículo 155 del TRLCSP

[et_pb_section bb_built=”1″ fullwidth=”off” specialty=”off”][et_pb_row _builder_version=”3.0.73″][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.85″ background_layout=”light” text_orientation=”justified”]

En caso de error durante la licitación del contrato: aplicación del artículo 155. El desistimiento vs la revisión de oficio en el texto refundido de la ley de contratos del sector público

El desistimiento del artículo 155 TRLCSP

El artículo 155 TRLCSP regula la renuncia a la celebración del contrato y el desistimiento del procedimiento de adjudicación. Debe entenderse como un desistimiento precontractual, es decir, como aquel que se produce antes de la perfección del contrato. Así:

El desistimiento del procedimiento deberá estar fundado en una infracción no subsanable de las normas de preparación del contrato o de las reguladoras del procedimiento de adjudicación, debiendo justificarse en el expediente la concurrencia de la causa. El desistimiento no impedirá la iniciación inmediata de un nuevo procedimiento de licitación.

Naturaleza del desistimiento del TRLCSP

De acuerdo con la doctrina especializada, es un desistimiento que sólo podrá acordarse antes de la adjudicación del contrato. Es una renuncia a seguir con el procedimiento, pero no una extinción del contrato, que no existe como tal.

La diferencia es importante a los efectos de posibles indemnizaciones. En este último caso estamos ya ante un contrato válidamente celebrado con fuerza de ley entre las partes contratantes. En cambio, en lo que se refiere al desistimiento del procedimiento, la responsabilidad de la Administración acarrea una indemnización por daños y perjuicios menor para compensar a los licitadores la confianza generada a los mismos.

Según la Resolución 17/2013, de 3 de abril, del Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Aragón, el desistimiento se caracteriza por la presencia de aspectos de legalidad y de oportunidad:

De legalidad porque la decisión de desistir ha de estar amparada en una infracción no subsanable de las normas de preparación del contrato (error en la determinación del objeto en este caso) o de las reguladoras del procedimiento de adjudicación. Y de oportunidad, porque el acuerdo sobre desistimiento, fundado en el motivo expresado, corresponde adoptarlo unilateral y directamente al órgano de contratación, sin sujeción a procedimiento alguno. Es decir, en estos supuestos la Ley habilita al ente público contratante a que haga uso de la discrecionalidad en el sentido de darle la oportunidad, si lo estima conveniente, de poner fin al procedimiento.

La revisión de oficio en los procedimientos de contratación

Cuando se produce alguna de las causas de nulidad recogidas en el artículo 47 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común, el vicio no puede subsanarse. Por lo tanto, no es posible validar el acto por parte del órgano de contratación.

Desistimiento vs revisión de oficio

Procede aplicar el artículo 155 del TRLCSP, en relación con el desistimiento del procedimiento cuando:

  • Nos encontramos ante una infracción no subsanable. Es decir, invalidante del acto administrativo. Esto es, cuando se han producido irregularidades formales que producen indefensión respecto a los particulares.
  • No se trate de un defecto de forma relativo a la ausencia total del procedimiento o la omisión de algún trámite esencial del procedimiento de contratación. En ese caso procede la revisión de oficio.

¡Sigue informado de todas estas cuestiones suscribiéndote a Contratando+!

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of

¿Quieres aprender a crear una oferta de licitación irresistible?

Descárgate gratis nuestra guía para preparar una oferta ganadora

Aceptación de la política de privacidad de Contratando+

Te acabamos de mandar un correo electrónico para que descargues la guía!