La experiencia profesional como criterio de adjudicación

Tradicionalmente, una de las máximas repetidas hasta la saciedad al elaborar los pliegos de una licitación era que la experiencia profesional no podía ser un criterio de valoración de ofertas. Solo podía establecerse como requisito de solvencia técnica o profesional.  

El criterio tradicional respecto a la experiencia profesional 

Hasta la entrada en vigor de la LCSP la doctrina y los órganos de resolución de recursos contractuales han considerado la experiencia profesional una característica del licitador. Por lo tanto, valorable solo como requisito de solvencia. La experiencia profesional no es una característica de la oferta y, por lo tanto, no es valorable como criterio de adjudicación. 

Sobre esa base se rechazaba la experiencia como criterio de adjudicación. 

El artículo 145 de la LCSP

El artículo 145.2.2 de la LCSP recoge la experiencia profesional como criterio cualitativo de adjudicación, en los siguientes términos:

La organización, cualificación y experiencia del personal adscrito al contrato que vaya a ejecutar el mismo, siempre y cuando la calidad de dicho personal pueda afectar de manera significativa a su mejor ejecución. 

De conformidad con el contenido del mencionado apartado 2.2. del artículo 145 LCSP, parece que la utilización de la experiencia profesional como criterio de adjudicación debe limitarse a contratos de naturaleza intelectual (asesoría, arquitectura,…). Así lo entendió el Tribunal Administrativo de Recursos de Contratos Públicos de Aragón en su Acuerdo 119/2017.

¿Qué requisitos debe cumplir el pliego para valorar la experiencia profesional como criterio de adjudicación?

EL TACRC ha establecido los siguientes requisitos para que la experiencia pueda ser valorada: 

  1. Que se trate de un contrato de prestaciones de carácter intelectual. 
  2. Debe tratarse de experiencia adicional a la requerida como requisito de solvencia. No es posible valorar la misma experiencia que se exige como solvencia, sino que debe tratarse de solvencia adicional. 
  3. Es necesario que se valore la experiencia de la oferta de licitación y no la experiencia genérica del licitador. 

Así lo recogen las resoluciones 677/2017 y 873/2018.

¿Os parece adecuado que la experiencia profesional pueda ser ahora un criterio de valoración de oferta? En nuestra opinión, tiene sentido si se aplica de forma restrictiva y se limita al ámbito de las prestaciones de carácter intelectual. 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
¿Quieres recibir más artículos y novedades?
Suscríbete a Contratando+

ARTÍCULOS RECIENTES

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of

¿Quieres descubrir todas las claves de la contratación pública?

¡SUSCRÍBETE!

Aceptación de la política de privacidad de Contratando+

Te acabamos de mandar un correo electrónico para que confirmes la suscripción!