5 límites al establecer la fórmula de valoración del precio

Un criterio de valoración de las ofertas común en la mayoría de pliegos de licitación de contratos públicos es el precio ofertado. Para la valoración del precio ofertado debe establecerse en el pliego una fórmula de aplicación automática ajena a juicios de valor. 

Sin embargo, para la determinación de la fórmula de valoración del precio ofertado deben considerarse algunos límites con el fin de evitar errores que supongan la nulidad del pliego. 

¿Qué es el precio de un contrato público?

El precio es la contraprestación al adjudicatario por la ejecución del contrato. El precio del contrato podrá formularse tanto en términos de precios unitarios, como a tanto alzado por la totalidad del contrato,.

Además, debemos evitar confundir el precio del contrato con el presupuesto base de licitación y el valor estimado del contrato. En este artículo explicamos las diferencias entre estos conceptos. 

¿Qué establece la LCSP respecto a cómo determinar la fórmula de valoración del precio ofertado?

A juicio del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, lo único que impone en este sentido la normativa de contratación pública es que se concrete en el pliego la fórmula elegida, que ésta atribuya una puntuación superior a la oferta más barata y menor a la más cara y que se guarde la adecuada proporción en la atribución de puntos a las intermedias.

¿Qué fórmula debe usarse para valorar el precio ofertado?

Como ha reconocido el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales en la resolución 857/2018:

Fuera de estos principios elementales, el órgano de contratación cuenta con un margen de libertad para decantarse por una u otra fórmula, para optar por una regla de absoluta proporcionalidad o, por el contrario, introducir modulaciones en ella que no sean arbitrarias ni carentes de lógica o, en fin, distribuir la puntuación por la baja que cada oferta realiza respecto del presupuesto de licitación o en proporción a la oferta más económica. A fin de cuentas, si la entidad adjudicadora puede elegir la ponderación atribuida a cada criterio de adjudicación (cfr.: artículo 150.4 TRLCSP y Sentencia del TJCE, Sala Sexta, 4 de diciembre de 2003 – asunto C-448/01-), no parece posible negarle la libertad de elegir la fórmula de distribución de los puntos».  

Por lo tanto, la LCSP no establece qué fórmula debe usarse. El órgano de contratación tendrá la potestad de definirla sobre los límites que se indican a continuación.

¿Cuáles son los límites al determinar la fórmula de valoración del precio ofertado? 

Deberán descartarse aquella fórmula de valoración del precio ofertado que: 

  1. Atribuyan mayor puntuación a las ofertas que no sean las más económicas (por ejemplo, cuando se tiene en cuenta la relación de la oferta con la baja media). 
  2. Establezcan umbrales de saciedad (aquellas en que los licitadores no perciben una puntuación superior).
  3. Reduzcan significativamente los márgenes entre las ofertas más caras y las más económicas.
  4. Magnifiquen diferencias económicas mínimas.
  5. Atribuyan una puntuación a todo licitador por el mero hecho de presentar una oferta.

Estos son los límites que deberemos considerar al definir los criterios la fórmula de valoración del precio y chequear que se cumplen para evitar la nulidad del pliego.

¿Conocéis otros límites a la fórmula de valoración del precio ofertado?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
¿Quieres recibir más artículos y novedades?
Suscríbete a Contratando+

ARTÍCULOS RECIENTES

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of

¿Quieres aprender a crear una oferta de licitación irresistible?

Descárgate gratis nuestra guía para preparar una oferta ganadora

Aceptación de la política de privacidad de Contratando+

Te acabamos de mandar un correo electrónico para que descargues la guía!