Ofertas anormales: dos aspectos adicionales

En relación con las ofertas con valores anormales, en este artículo ya dimos tres claves a considerar y en este otro artículo ya indicábamos como proceder si el pliego no establece una fórmula para apreciar su existencia. 

Sin embargo, la casuística en relación con estas ofertas es diversa, y conviene analizar algunos aspectos adicionales. 

Cuándo deben ordenarse las ofertas para seleccionar la más ventajosa: ¿antes o después de apreciar la anormalidad?

Una cuestión recurrente en relación con las propuestas en las que concurren precios anormales o desproporcionados hace referencia a sí dicha apreciación debe producirse antes o después de ordenar las ofertas. 

Al respecto, la Resolución 385/2019 del Tribunal Administrativo de Contratación Pública de Madrid establece lo siguiente:

Indudablemente este artículo solo puede interpretarse como que la exclusión de la oferta incursa en baja anormal no será de la clasificación sino para efectuar dicha clasificación, al igual que el resto de ofertas que puedan ser excluidas por otros motivos, como por el incumplimiento de algún requisito técnico solicitado en pliegos.
Interpretar de otro modo este apartado del artículo 149, conllevaría a la desnaturalización de la calificación del criterio precio, toda vez que permitiría la presentación de ofertas temerarias sin posibilidad de justificación pero que permitirían la reducción de la proporcionalidad de la puntuación por este criterio al resto de ofertas, alterando así el principio general de la contratación pública de determinar y adjudicar el contrato a la oferta más ventajosa en relación calidad precio.

Por consiguiente, la anormalidad deberá apreciarse antes de que se proceda a ordenar las ofertas para seleccionar aquella que resulta más ventajosa en relación con la calidad-precio.

La anormalidad y los precios unitarios 

Algunas ofertas se componen de precios unitarios que sobre una estimación de consumo o de prestaciones configuran la oferta económica en su totalidad. Al respecto, cabe preguntarse si la apreciación de concurrencia de oferta con valores anormales o desproporcionados debe realizarse sobre el precio en su globalidad o también sobre los precios unitarios ofertados. 

Al respecto, la Resolución número 22/2020 del OARC ha establecido lo siguiente:

la finalidad del procedimiento de apreciación de la temeridad es determinar si la oferta es viable, lo cual debe comprobarse,  consecuentemente, con relación a la globalidad de la oferta. Por ello, carece de sentido hablar de precios unitarios anormales considerados individualmente porque la desproporción en uno de ellos podría compensarse con el importe del otro precio para dar como resultado una oferta viable en su conjunto. 

Por lo tanto, la anormalidad se verifica respecto a la oferta en su conjunto y no en relación con los precios unitarios ofertados

Estas cuestiones, aunque puedan parecer menores, hacen referencias a cuestiones que se plantean en el día a día y que pueden ahorrarnos un disgusto o un recurso no deseado. 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
¿Quieres recibir más artículos y novedades?
Suscríbete a Contratando+

ARTÍCULOS RECIENTES

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

¿Quieres descubrir todas las claves de la contratación pública?

¡SUSCRÍBETE!

Aceptación de la política de privacidad de Contratando+

Te acabamos de mandar un correo electrónico para que confirmes la suscripción!