Solvencia técnica: ¿cómo debe computar la experiencia?

La LCSP establece la posibilidad de exigir experiencia en los últimos tres años como requisito de solvencia técnica o profesional de los licitadores que concurren en una licitación. Pero, ¿cómo deben computarse esos tres años para que la experiencia aportada sea válida para acreditar la solvencia requerida?

¿Qué es la solvencia técnica de un contrato público?

La solvencia técnica es el conjunto de requisitos de idoneidad que debe poseer cualquier contratista para atender al objeto del contrato de forma adecuada. Hace referencia también a los medios técnicos y humanos, la experiencia previa, la competencia técnica y profesional, la habilidad necesaria y la cualificación del personal necesario para ejecutar el contrato. 

¿Puede exigirse una experiencia mínima como solvencia técnica?

 

Los artículos 86 y siguientes LCSP establecen la posibilidad de que se exija una experiencia previa al licitador como requisito de solvencia técnica o profesional. 

 

¿Cómo deben computarse los tres años de experiencia?

En relación a los 3 años de experiencia puede surgirnos la duda de cómo deben computarse.

Para resolver esta cuestión debe tenerse en cuenta que la LCSP se refiere a los 3 últimos años y no los tres anteriores. Por lo tanto, debe considerarse que eso incluye el año actualmente en curso, y no los años inmediatamente anteriores a la publicación de la licitación.

Así lo ha refrendado la Junta Consultiva de Contratación del Estado en su informe 5/06, al afirmar:

Cuando la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas se refiere a la experiencia como criterio de solvencia en los artículos 17 b), 18 a) y 19 b) hace referencia a los cinco últimos años (obras) y a los últimos tres años (suministros y servicios), con lo que, al no referirse a los anteriores, desde un punto de vista gramatical, está admitiendo que el de la convocatoria entre en el cómputo.
Esta interpretación gramatical se confirma con el criterio finalista o teleológico, dado que el poner un límite a ejercicios anteriores significa que se quiere considerar la experiencia reciente, entre la que debe figurar la del año actual, no la atrasada en el tiempo”.

Por lo tanto, se trata de los últimos tres años y no los tres años anteriores a la licitación.

Entonces, ¿desde cuándo se computan los tres años?

La  resolución 263/2019 del Tribunal Administrativo de Contratación de Madrid, de 18 de junio, establece:

En virtud del artículo 30 de la Ley 39/2915, del Procedimiento Administrativo Común, los años se computan de fecha a fecha. Por lo tanto, si la fecha final de presentación de proposiciones era 16 de abril de 2019, 8 años antes es 16 de abril de 2011, lo que se entiende por año natural, pues tal y como señala la LCSP las condiciones de solvencia y capacidad deben concurrir en la fecha final de presentación de ofertas.”

En este sentido, cabe tener presente que el artículo 140.4 de la LCSP establece que “las circunstancias relativas a la capacidad, solvencia y ausencia de prohibiciones de contratar a las que se refieren los apartados anteriores, deberán concurrir en la fecha final de presentación de ofertas y subsistir en el momento de perfección del contrato”.

En conclusión, los tres años en los que es válida la experiencia para acreditar la solvencia técnica requerida deberán computarse considerando tres años naturales antes a la fecha de presentación de ofertas de la licitación.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
¿Quieres recibir más artículos y novedades?
Suscríbete a Contratando+

ARTÍCULOS RECIENTES

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of

¿Quieres descubrir todas las claves de la contratación pública?

¡SUSCRÍBETE!

Aceptación de la política de privacidad de Contratando+

Te acabamos de mandar un correo electrónico para que confirmes la suscripción!