¿Lo aprendido es una ventaja al actual adjudicatario?

Resulta evidente que el actual adjudicatario del contrato tiene más conocimiento sobre la ejecución del mismo que cualquier otro licitador. Sin embargo, ¿es esa una ventaja al actual adjudicatario contraria a los principios de la LCSP?

El caso es equiparable al conocimiento de la mecánica de un coche antiguo. Aquel que tienen más experiencia dispone de más conocimiento e información para conocer como se comportará la mecánica de un coche antiguo. Pero, ¿es esa una ventaja sancionable en términos de la LCSP?

La especial situación de ventaja al actual adjudicatario del contrato

En este artículo ya indicábamos que el TACRC ha considerado que no es necesario requerir al actual adjudicatario aquella solvencia técnica cuyo cumplimiento ya es conocido por el Órgano de Contratación. 

Además, la información derivada de la experiencia al ejecutar el contrato es, sin duda, una ventaja al actual adjudicatario. 

Así, es posible que el actual adjudicatario disponga de información sobre la ejecución del contrato que no tienen el resto de licitadores. Es más, incluso es posible que no resulte necesario incurrir en algunos costes de ejecución fruto de la innecesariedad de cambiar de adjudicatario.

Sin embargo, ¿son esas ventajas contrarias a los principios de igualdad de trato y libre concurrencia?

La solución: el criterio del TACRC

Esta cuestión ha sido resuelta en la resolución del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales 562/2018, de 8 de junio

En la indicada resolución el TACRC establece que en este caso no concurre vulneración de los principios de la LCSP. En concreto, entiende que no hay una ventaja contraria a la LCSP por disponer la actual adjudicataria de información privilegiada que le ha favorecido al redactar su oferta. 

Asimismo, que no tenga que incurrir en algunos gastos de ser adjudicataria no implica trato de favor. A juicio del Tribunal se trata de una situación vinculada a la normal ejecución de un contrato en vigor. Por lo tanto, es consustancial a su condición de adjudicataria.

Además, añade que los conocimientos prácticos que pueda haber adquirido en ejecución del contrato tampoco constituyen “información privilegiada”, sino el know how adquirido en ejecución del contrato. 

Así, es inevitable que la empresa adjudicataria adquiera cierta experiencia y conocimientos, sin que ello constituya “información privilegiada” contraria a los principios de la LCSP, ni sea, per se, una circunstancia determinante de la adjudicación. 

Finalmente, el Tribunal concluye que admitir otra cosa implicaría la necesidad de excluir de las licitaciones públicas a aquellas empresas que con anterioridad hayan resultado adjudicatarias de contratos similares, lo que carece de base legal y sería claramente discriminatorio para tales empresas.

Entonces, ¿cómo debe proceder el Órgano de Contratación al redactar los pliegos?

El Órgano de Contratación cumple con redactar unos pliegos que recojan de forma clara y precisa el objeto del contrato y las condiciones de ejecución, y con poner disposición de todos los licitadores la misma información para formular correctamente sus ofertas.

Por lo tanto, el profundo conocimiento de las características del trabajo es inherente a la propia experiencia de la que se dispone. Y ello no constituye trato de favor alguno, simplemente, es así. 

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
¿Quieres recibir más artículos y novedades?
Suscríbete a Contratando+

ARTÍCULOS RECIENTES

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of

¿Quieres descubrir todas las claves de la contratación pública?

¡SUSCRÍBETE!

Aceptación de la política de privacidad de Contratando+

Te acabamos de mandar un correo electrónico para que confirmes la suscripción!